miércoles, 19 de diciembre de 2012

Kitty se va a Washington. Carrie Vaughn




Autora: Carrie Vaughn

Editorial: La factoría de ideas

PVP: 17,95€

Páginas: 279

Encuadernación: tapa blanda con solapas





Sinopsis


Kitty Norville, la única celebridad de la radio del país que es una mujer lobo, prefiere que la escuchen y no que la vean. Pero cuando es invitada a testificar en una audiencia del Senado en favor de las criaturas sobrenaturales, su rostro aparece en la televisión a nivel nacional. No es la primera vez que Kitty se ha visto en una situación comprometida, pero entrar de golpe en los barrios bajos de Washington conlleva un montón de nuevos problemas.

Y un grupo de amigos y enemigos, incluyendo a la jefa de los vampiros de la ciudad; un cambiante jaguar increíblemente sexy; y un senador paranoico devoto de la Biblia que ve a Kitty como a un monstruo. Kitty no tarda en averiguar que en esa ciudad de políticos corruptos y traicioneros entendidos, todo el mundo está ansioso por buscar pelea.


Opinión personal

El primer libro de esta saga me gustó bastante, pero tenía miedo de empezar con el segundo. Se debe, en parte, a los títulos que les han puesto, que me resultan demasiado infantiles. ¿Kitty se va a Washington? ¿Kitty se va de vacaciones? ¿En serio? ¿Soy la única a la que le recuerdan a los libros de cuando éramos pequeños (Teo va al zoo, Teo va a la playa)? En fin, una vez pasado este momento (¡lo siento, tenía que soltarlo!), vamos con la reseña.


Tras lo acontecido al final del primer libro, Kitty se ve ahora sin manada y sin un lugar fijo en el que vivir. Pero eso no supone nada malo para ella, pues aprovecha para viajar. Cada semana emite el programa desde un lugar diferente de Estados Unidos... hasta que es llamada a declarar en el Senado en Washington. Se están celebrando unas sesiones para decidir qué hacer con la investigación del doctor Flemming, a quien ya conocimos en el primer libro, tras salir a la luz la existencia de vampiros, licántropos y demás seres de pesadilla.

Kitty es una testigo importante, como licántropa y personaje público. Pero para ella, no es ningún honor. Y en Washington le esperan un montón de aventuras, de nuevos personajes y de situaciones peligrosas. Nuestra protagonista ha cambiado mucho desde que la conociéramos: ahora es mucho más independiente, solitaria y madura.

Entrarán en escena nuevos personajes, como es el caso de Alette, una mujer que sufre  de vampirisimo y que... parece llevar no viva cientos de años. Será un personaje que ni la propia Kitty sabrá enfocar, por lo menos al principio. No sabremos qué pensar de ella: si es de fiar, si esconde algo y por qué parece tan amable (o si realmente es amable por naturaleza). También conoceremos a Leo, vampiro, y a Luis, hombre jaguar (variante de la licantropía), junto al senador Duke y algún que otro reportero buitre.

Me ha gustado especialmente el hecho de que se resuelvan algunas de las tramas que quedaron abiertas del primer libro. Conoceremos mejor la investigación del doctor Paul Flemming, volveremos a tener contacto con la secta de Smith?? y, sobre todo a este respecto, he quedado bastante satisfecha con lo que se nos cuenta.

He de reconocer, por otro lado, que el libro se me hizo pesado en su primera mitad. Se lee con rapidez, igual que me pasó con Kitty a medianoche, pero la historia me cojeaba, me aburría, no me enganchaba... hasta la mitad del libro, cuando de golpe y porrazo se pone interesante. En ese punto, no pude soltar el libro hasta haberlo terminado.

Hay algo que he echado en falta en este libro con respecto al primero. A Cormac. Un personaje que me encantó y que, aunque aparece en esta segunda parte, no lo hace lo suficiente. Cuando apareció, creí que iba a tener más protagonismo, pero lo definiría casi como un cameo. De verdad espero que en los próximos libros de la saga tenga más protagonismo.

Otra de las pegas que le pondría al libro es que en ocasiones el comportamiento de Kitty me parece demasiado peliculero. No puedo explicarme mejor sin soltar spoilers, pero en determinado momento, se ve en una situación de peligro y, al querer coger la sartén por el mango para darle la vuelta a la tortilla... no sé, vi todo lo que pasó demasiado increíble, demasiado surrealista e irreal.

El final queda bastante cerrado, con alguna que otra incógnita que queda en el aire de cara a la trama de la tercera parte, pero que te permite no morirte de curiosidad tras cerrar el libro. A mí me ha dejado con buen sabor de boca, y con ganas de saber qué aventuras le quedan a Kitty por vivir.

En definitiva, se trata de un libro muy en la línea de la primera parte. Si te gustó Kitty a medianoche, seguramente disfrutes con Kitty se va a Washington. Más aventuras de Kitty, algunas incógnitas que cobran respuesta y nuevos personajes que espero encontrar en los siguientes libros.

Puntuación: 8

¿Os animáis a vivir aventuras de la pata mano de Kitty Norville?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Recuerda: Mensajes en una botella , se alimenta gracias a tus comentarios. ¡Gracias!
Por favor, no dejéis links en los comentarios. Aquellos que contengan enlaces serán borrados.
Aviso: Los comentarios pidiendo links de descargas ilegales serán borrados.

Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...